13 jun. 2006

LA OPINIÓN / RAMONA

El festejo de la palabra

Homero Carvalho Oliva
Desde Santa Cruz - homero@cotas.com.bo



Hasta hace unos años era un lugar común afirmar que al desmesurado desarrollo económico de Santa Cruz le faltaba un correlato cultural. La brecha, sin embargo, se ha ido cerrando y la capital cruceña se ha consolidado como la sede de festivales internacionales de música, teatro, cine y, ahora, de literatura, convirtiendo a estos eventos en fenómenos culturales de gran aceptación ciudadana.

La Feria Internacional del Libro ha llegado este año a su séptima versión y su éxito se lo puede comprobar con simples números: el año pasado se presentaron veinte nuevos títulos, ahora debutarán cuarenta obras de autores locales, nacionales y del extranjero. De igual manera se espera que se duplique el número de visitantes. Esta superación tiene, sin duda alguna y hay que decirlo, el nombre de su organizador, Peter Lewy, y de quienes integran la Cámara Departamental del Libro.

El espíritu de Reiche

El espíritu del poeta Raúl Otero Reiche, que hubiera cumplido cien años, parece que ha sido invocado en esta nueva versión de la fiesta de la palabra escrita y la poesía es una de las grandes protagonistas del festejo. La Feria se inició prácticamente el día lunes 29 de mayo con la inauguración de un encuentro poético, organizado por Gigia Talarico y Juan Murillo y auspiciado por la Fundación Patiño, en el que participaron poetas de Argentina (Roberto Alifano y Ana María Giles), Chile (Eduardo Llanos, Francisco Véjar y Luis Arias) y, por supuesto, Bolivia (Gabriel Chávez, Vilma Tapia, Gigia Talarico y Aníbal Crespo, Claudia Peña, Gary Daher, Gustavo Cárdenas y Homero Carvalho). Debate, diálogo y lectura de poesía marcaron las tres jornadas. Se habló del “ser poético”, de las traducciones, de la existencia de una poesía latinoamericana, de los ríos de palabras y del paso del tiempo desde “Babel hasta Ricouer”. Por supuesto -como debe ser-, lo mejor del encuentro se dio fuera de los salones de Patiño entre vinos y otras hierbas.

Durante la Feria el público podrá asistir, también, a una “Muestra Poética”, en la que las creaciones de nueve poetas seleccionados con anterioridad, serán fusionadas a otras disciplinas artísticas como las plásticas, audiovisuales y musicales. Algo de vanguardia concebido por Laura Martínez y Marcelo Santorelli. La poesía tomará otros rumbos y, por lo que sabemos, será una ocasión imperdible para compartir la maravilla misma.

Once días con sus noches

Obvio novio que habrá un homenaje a Raúl Otero en cuya evocación se leerán poemas, se interpretarán melodías y se recordará su obra. Yo que no sé ni silbar, disfrutaré escuchando cantar el taquirari “El trasnochador”. Pena que no esté con nosotros doña Gladis Moreno porque su interpretación nos hubiera llorar, conmovidos por tan prodigiosa voz. Cómo te extrañamos, querida Gladis.

En estos once días con sus noches hablaremos de cuentos, de novelas, de ensayos, de teatro, de poesía. Habrá adulos, críticas, halagos, denuestos y otras cosas peores, como sucede cada año por estas fechas. Seguramente que nos lanzaremos flores entre los amigos (yo te presento y tú me presentas) y dejaremos las espinas para los que nos malquieren, para los que nos odian, para decirlo sin eufemismos (a esa presentación no voy ni loco). Habrá de todo, pero las obras quedarán ahí, en los estantes, en las vitrinas, en las manos de los lectores y el tiempo, ese severo juez, que dirá, infaliblemente, si valió la pena escribirlas.

No hay comentarios.: